Ceremonia de graduación virtual provoca petición

NIXSON BENITEZ

Artículo original escrito en inglés por Caroline Christensen

Traducido por Nixson Benitez, con ayuda de Dr. Juan Carlos Castillo

Esta semana hubo una gran decepción por parte de los estudiantes que van a graduarse esta primavera cuando la Oficina del Registro anunció el 11 de febrero que la ceremonia de graduación de primavera volverá a celebrarse virtualmente en medio de las preocupaciones del COVID-19.

La ceremonia virtual está prevista para el 8 de mayo, y la inscripción para la ceremonia se abrirá en las próximas semanas.

La decisión se tomó “para seguir protegiendo a nuestra comunidad universitaria durante la pandemia,” según el correo electrónico al campus que anunciaba la ceremonia virtual.

“Sabemos que esto es decepcionante, pero confiamos en que comprendan que la salud y la seguridad de nuestros graduados, junto con sus familiares y amigos, es primordial,” dijo el correo electrónico.

Mili Saliu, estudiante de comunicación digital en su último año, se sintió decepcionada cuando leyó el anuncio y creó una petición instando a que la universidad reconsidere una ceremonia de graduación en persona. 

“Leí el correo electrónico y me enfadé mucho cuando lo leí por primera vez,” dijo Saliu. “No tenía ni idea de qué hacer. Así que, literalmente, busqué en Google cómo hacer una petición, y entonces lo hice.”

Saliu se sorprendió cuando la petición empezó a ganar más apoyo en las redes sociales.

“Ni siquiera esperaba conseguir 25 firmas, y mucho menos mil firmas en, literalmente, menos de 24 horas,” dijo Saliu. “Creo que mucha gente opina lo mismo que yo. Los estudiantes trabajan demasiado para no recibir el reconocimiento que merecen.”

Al cierre de esta edición, el 14 de febrero, la petición de Saliu tenía más de 1.600 firmas. Ella espera que sirva de plataforma para que los estudiantes puedan expresar sus ideas a la administración.

“UNI siempre dice que defiende a sus estudiantes, así que sólo quiero que estén abiertos a escucharnos,” dijo Saliu. “Creo que hay muchas formas posibles en las que podemos trabajar para que (la graduación) sea lo más segura posible.”

Continuó: “Algunas de las ideas en las que he pensado son distanciar las sillas de los estudiantes, tener ceremonias más pequeñas (y) obviamente que nadie estreche la mano del presidente Nook cuando camine por el escenario. (Podemos) exigir mascarillas. Podemos hacer que los estudiantes se separen cuando pasen por el escenario. Podemos limitar los asientos de los invitados. Podemos no tener invitados. Podemos televisar la ceremonia. Hay muchas posibilidades que creo que podemos hacer.”

Muchos alumnos y familias se identificaron con los sentimientos de Saliu en las redes sociales tras el anuncio de la decisión. Muchos comentaron que, aunque se haya cancelado el evento de mayo, se están celebrando eventos deportivos con espectadores presenciales.

Durante el fin de semana, las entradas para los partidos de baloncesto y softball estuvieron disponibles para alumnos y público, en orden de solicitud. Además, el primer partido en casa de la temporada del futbol americano el 19 de febrero permitirá un número limitado de aficionados, con una capacidad máxima del 15%, es decir, 2.715 aficionados, según KWWL.

Dylan Albertson, estudiante de sistemas de información de gestión, se puso en contacto con el Northern Iowan para expresar su desaprobación. Escribiendo que considera que la decisión de la universidad es hipócrita.

“Los estudiantes … se sienten como si estuvieran constantemente apartados debido a ‘prioridades’ más importantes que parecen obtener más ingresos que el total de tiempo que los estudiantes de último año gastan en tiempo y dinero en esta universidad,” escribieron. “Si todo se reduce a la Junta de Regentes, estoy muy decepcionado con los representantes y mandatarios de este estado.”

El director de relaciones públicas de UNI, Steve Schmadeke, respondió a la solicitud de comentarios del Northern Iowan, pero no pudo preparar una respuesta al cierre de esta edición. El Northern Iowan añadirá a la edición en línea de este artículo cualquier comentario que se reciba después del cierre de la edición.

Aunque está decepcionada por la decisión de la universidad, Saliu también quiere destacar su amor por UNI y reconocer la clara amenaza de la pandemia del COVID-19.

 

“Soy una gran defensora de UNI,” dijo Saliu. “Cuando organicé esta (petición), nunca fue con mala intención ni nada por el estilo. Me encanta UNI. He conocido a mis mejores amigos aquí, me encantan todas mis clases y mis profesores son absolutamente increíbles. Soy muy consciente de la amenaza que (COVID-19) supone para nuestra comunidad. No soy ajena a esa situación en absoluto, y por eso creo que debemos tomar las precauciones necesarias para que el entorno sea lo más seguro posible para todos los asistentes. Para aquellos que se sientan inseguros, obviamente pueden optar por no asistir a la ceremonia.”