Entre dos mundos

Fotograf%C3%ADa+de+videocasete.

COURTESY

Fotografía de videocasete.

MAYRA VILLANUEVA, Spanish Editor

Nota editorial de la editora en español Mayra Villanueva:

Esta es una colaboración especial con la clase de español avanzado de la escuela secundaria de Marshalltown. Se le quiere agradecer a la escritora por su contribución al periódico estudiantil y dedicación al escribir su artículo. 

Mientras miraba el viejo videocasete, recordé nuestros estilos de ropa, el reflejo de la luz en las caras de mi primos y sus curiosos cortes de pelo. 

Mirando aquel video, fui transportada instantáneamente al pasado. Entonces, de repente, todo lo que sentí y vi en ese entonces resurgió. Ese día todo lo que me importaba era romper mi piñata Dora del tamaño mío, comer y soplar las velas en el pastel de princesas que les pedí a mis padres en la panadería mexicana. 

Pero sobre todo estaba feliz de compartir mi día con la familia. 

Era mi quinto cumpleaños, creo. Vestía dos coletas rosas y zapatos brillantes por ser mi día especial. Mis padres, primos mayores, tíos y abuelos salen en el video estaban  dispersos en el patio trasero de la casa amarilla, todos , por supuesto, estaban conviviendo. Mientras que los primos mayores estaban con sus Nintendo DS hablando de pokemón. 

Daniel, uno de mis primos, y yo éramos los únicos pequeños. El camarógrafo, mi papi, se acercaba a todos con su cámara. Nos habíamos acostumbrado tanto a verlo con la cámara que todos actuaban normal. 

Otra cosa que me conmovió fue la conexión entre la generación vieja y la nueva. Era como si dos mundos chocarán armoniosamente. No había un sentido de superioridad sobre nadie. En cambio, nos preguntamos qué podíamos aprender unos de otros. Y así, nos adaptabamos y comprendiamos la forma de ser del otro. Ahora reflexiono hacia atrás y veo el epítome de la cultura chicana y una encarnación de algo más grande que nosotros mismos.

Ese video me mostró que estoy en constante crecimiento, doy un paso adelante cada día en lo que quiero llegar a ser. He decidido siempre reconocer mi herencia para seguir con el legado y el mantra de mi familia. Por último, me comprometo a redescubrir partes fragmentadas de mi identidad mestiza así como indigena y ser conscientes de ambas. Para cualquiera que se lo pregunte, la cinta termina con mi Papi preguntando: “Natalie. ¿Cómo fue tu cumpleaños? ¿Te gustó?” 

Todavía tenía las coletas rosas limpias y una camisa blanca con letras que decían, “¡Es mi cumpleaños!” Luego me empiné el refresco Dr. Pepper hasta que me tocaba la nariz. En ese instante, el video se corta con sonidos que hacen ZZZZ. 

Con el conocimiento y el orgullo que tengo ahora por mi identidad étnica, cultural y lingüística; un inmenso orgullo se apoderó de mí mientras revivía esos momentos. Orgullosa de mi familia, educación, pero sobre todo, de nuestra mantra de apoyarnos mutuamente siempre que podemos. Revivir o emerger nuestra identidad chicana no tiene precio. No cambiaría esas cintas por nada en el mundo.

He tomado un curso de español de herencia para aprender más sobre mi cultura y lengua. Me he dado cuenta de que he estado tratando de encajar dentro del inglés o español tradicional. Ya sea en clase de inglés o español, me califican por lo bien que puedo cumplir con los estándares de lengua. Creía que necesitaba dominar los dos idiomas para reclamarlos y tener confianza en mi habilidad y en mi misma. Pero sin mis cursos de español, nunca me habría preguntado cómo me ha influido la cultura. Con los años, he podido reflexionar sobre lo que pensaba que eran valores sólidos o creencias sobre mí misma a través de cada tarea. Mi confianza e identidad han crecido de una manera que nunca antes había imaginado.

Author’s note:

To me, Latino Heritage Month is a time to remember our family and the cultural wisdom passed down. In the story, I shared my family’s mantra and the knowledge I gained from books. Most of Latino wisdom has been passed down orally through generations because there has been a lack of representation of our perspective in literature and media. Many other Latino Youth and I look to the older generation or books for cultural enrichment or identity. Please take advantage of our platform this month to become that representation for youth. Finally, support projects like these and thank the people who made this possible because our representation will go into the college campus and media, thanks to the UNI newspaper.